La crisis del cine ingresa en una nueva etapa

Puenzo resiste, la puja entre camarillas continuará. El gobierno de Larreta aprovechó para reprimir y procesar a un estudiante.

La jornada de movilización convocada por organizaciones de realizadores de cine independiente y estudiantes de la Enerc para reclamar la salida de Puenzo terminó metiéndose en el centro de la crisis nacional. Por un lado, porque agudizó los choques al interior del gobierno nacional; por el otro, porque resultó empleada por el gobierno de Larreta como advertencia de una escalada represiva.

Gringo viejo

La cuestionada gestión de Puenzo al frente del INCAA tomó, en las últimas semanas, una serie de medidas que arrojaron como resultado el reclamo de su salida. A dos años y medio de parálisis y del sostenimiento del Plan de Fomento del macrismo, Puenzo hizo del pedido de actualización del costo medio de película nacional (que funciona de referencia para todas las vías de subsidio) una vía para la agudización de las desigualdades, en su distribución a favor de las grandes productoras asociadas a las mejores plataformas de streaming. Sumó a esto el desplazamiento de su Secretaría Académica de la dirección de la Enerc, lo cual alentó el reclamo por una democratización de los órganos de dirección de la escuela que los estudiantes denuncian vaciada.

El “oscar winner”, que emergió como fusible en la crisis, que durante el gobierno de Macri se desatara tras el despido de Casetta y la intervención a la Enerc con el sanbenito de que en el “cine nacional no hay grieta”, terminó por esclarecer cuál es y de qué lado está. Representa la defensa de la continuidad y profundización de un fomento estatal de los negocios privados más concentrados y ligados al apetito de contenidos de los gigantes norteamericanos de la producción, contra los intereses de los realizadores independientes.

La caducidad, en la línea de tiempo

El 31 de diciembre caduca la asignación específica de los impuestos que nutren el Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC), entre otros. La existencia de un proyecto de ley para extender esa asignación no reúne aún el apoyo siquiera para su tratamiento en comisiones. Está planteada una movilización de todos los sectores de la cultura afectados para el 28 de abril al Congreso para exigir su tratamiento y aprobación.

Tenemos que preparar esa movilización entre todos los artistas, trabajadores de la cultura y estudiantes, pero no podemos dejar de advertir que tras la votación del acuerdo con el FMI es altamente probable que el parlamento ingrese en una parálisis. Ante la aparición de Bauer en el escenario de la represión a la movilización como bombero de la crisis, varios realizadores y estudiantes le reclamaron por la falta de soluciones respecto a la caducidad de los fondos específicos de la cultura. Como se ve, el movimiento no se quedará de brazos cruzados ante expresiones de “voluntad política”, más aún viniendo de quién puenteó al INCAA (marcando una agenda de vaciamiento) mediante la asignación de 2400 millones de pesos en concursos audiovisuales organizados por el Ministerio de Cultura.

¿Sin lugar para los débiles?

Puenzo, dejando expuesta la interna del gobierno, intenta resistir en el cargo planteando un supuesto apoyo de Alberto. Su desplazamiento resultaría un triunfo parcial de la movilización pero le plantea nuevos objetivos. Porque Bauer y todo el gobierno nacional están embarcados en un Plan de Contenidos Argentinos que ponderó todos los reclamos de las plataformas en materia de exenciones impositivas. En los mismos días que Puenzo anunciaba las resoluciones de concentración de las asignaciones del fondo de fomento, Lucrecia Cardoso vice de Bauer saludaba el éxito de “Granizo” en Netflix peleando el lugar de mejor alumno de las plataformas norteamericanas.

Para los estudiantes y realizadores independientes se empieza a esclarecer que la defensa de un fomento a la creación artística, sin mediaciones del formateo imperialista, dependerá de la lucha de ellos mismos. La proporción del FFC destinada al apoyo al cine independiente representa una mínima parte del total de los recursos. La lucha contra la caducidad y por el sostenimiento del fondo debe ser acompañada con un Plan de Fomento del Cine Independiente que triplique esos recursos para la producción, la exhibición y distribución, y garantice a su vez el pago de salarios de convenio a todos los trabajadores.

La ausencia de los sindicatos del sector en este reclamo expresa la adaptación de las burocracias que los dirigen a la presión patronal de las OTT, que busca liquidar los convenios colectivos de trabajo de técnicxs, actrices y actores. Las propias productoras que trabajan para las OTT denuncian que una vez entregados los contenidos éstas se quedan la totalidad de los derechos.

Los débiles, los que producimos con escasos recursos, los estudiantes que sueñan con poder expresar sin limitaciones su interés creativo hoy se plantaron y sembraron la semilla de un movimiento que no le queda más que crecer y conquistar sus reclamos.

Abajo la represión

El gobierno de Larreta que no tenía vela en este entierro aprovechó para montar una provocación contra toda la movilización popular. Desplegó un operativo con casi la misma cantidad de efectivos que manifestantes, con el argumento de liberar un carril, casualmente mientras en el edificio de enfrente los representantes de la Unidad Piquetera se reunían con Zabaleta en Desarrollo Social, luchando contra el hambre y la miseria.https://cdn.iframe.ly/api/iframe?maxheight=960&app=1&url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fprensaobrera%2Fstatus%2F1513626967341420546&key=e5d8be6271b431315fc9ce77ff61854b#amp=1

Cuando la movilización rodeó el patrullero con los detenidos, y la policía avanzó a los palazos, lo hizo desplazando también a los compañeros piqueteros. Eduardo Belliboni del Polo Obrero repudió la represión y manifestó ahí el apoyo total a la lucha en defensa de la cultura. A todas las reivindicaciones, por las que vamos a redoblar nuestra movilización, agregamos desde ahora la lucha por el desprocesamiento del compañero estudiante de la ENERC Andrés Mackievicz.