La construcción de un espacio de exhibición piquetero

Introducción:
En su análisis sobre la industria cultural, Edgar Morin define tres corrientes: principal, contra-corriente y corriente negra. De la corriente negra dice: …. «es aquella donde fermentan los planteos y discusiones fundamentales y que permanece fuera de la industria cultural …» , «…su movimiento aporta más posibilidades que la antigua cultura estática…»
Bajo otras formas continúa hoy, dice Morin, la lucha entre el conformismo y la creación; entre el modelo establecido y la invención.
El documental como género audiovisual, registra situaciones reales, en un corte de cámara, edición y exhibición. En tal sentido nuestro grupo de cine documental se propone«utilizar el arma con la que contamos (la realización audiovisual) para formar parte desde nuestro lugar con el camino que está emprendiendo hoy la clase trabajadora. Las luchas, los cortes de ruta, las ocupaciones, las huelgas, las movilizaciones, las asambleas… ahí vamos a estar. Nuestra intención es generar un material audiovisual que sirva para fomentar el debate y colectivizar las experiencias, planteando la necesidad de una salida política de los trabajadores « [1] .
En nuestro cine, los piqueteros somos simultáneamente realizadores, protagonistas y espectadores. Se quiebra el modelo burocrático industrial, proponiéndose la utilización del cine político (imperfecto) sin barreras entre protagonistas, realizadores y espectadores.
Se crea un nuevo espacio de exhibición del documental de la corriente negra que es el espacio de la lucha piquetera, al cuál nos aventuramos en llamar espacio de exhibición piquetero y que no es ni más ni menos que el espacio de lucha de los trabajadores.
Características del espacio de exhibición piquetero
….que se prefiera un contenido a una técnica,
un sentido imperfecto a una perfección sin sentido…
Fernando Birri
Es un espacio imperfecto que deriva de un cine imperfecto.
El cine imperfecto, dice García Espinosa, es aquel que halla un nuevo destinatario en los que luchan y en los problemas de estos encuentra su temática. Los lúcidos, para el cine imperfecto, son aquellos que piensan y sienten que viven en un mundo que pueden cambiar «revolucionariamente». Es un cine que exige «mostrar el proceso de los problemas», lo contrario a un cine «autosuficiente» y «contemplativo» y lo contrario a un cine que «ilustra bellamente» las ideas o conceptos que ya poseemos. Es una «pregunta» pero también una «respuesta»
No es «exhibicionista» (ni en el sentido narcisista ni en el sentido mercantilista, es decir, en el interés de exhibirse en salas y circuitos establecidos). Rechaza los servicios de la crítica. Considera anacrónica la función de mediadores e intermediarios. No le interesa la calidad ni la técnica. No le interesa un gusto determinado y menos el «buen gusto». Su objetivo es «desaparecer como nueva poética». No se trata de sustituir una poesía por una antipoesía sino que lleguen a surgir mil flores distintas. No interesa la «calidad» sino la «instancia cultural» que la sustenta. Es un cine «austero» no como modo de resistencia al cine actual, sino como modo de hacer cine. El cine militante, además de la información, tiene la necesidad de cuestionar las formas, mediaciones y estructuras del cine actual. Esta operación hay que hacerla a nivel del cine comercial porque es el cine que se relaciona con el pueblo y porque las instancias culturales que lo sustentan son parecidas a las del cine intelectual: división del trabajo, ambigüedad ideológica, cine-objeto, culto a la personalidad, magnificencia técnica, etc.
Es un espacio popular. Una de las características del «arte popular», dice García Espinosa es que los creadores son al mismo espectadores y viceversa, no existiendo una barrera entre quienes lo producen y quiénes lo reciben. Otra característica aún más importante es que se realiza como una actividad más de la vida. Superar la división autor-espectador. El cine es comunicación – expresión para todos. Es un modo de expresión para el autor y para el espectador. Avanzar en la relación autor-cine es avanzar en la relación espectador-cine.
Es un espacio (por ahora) inmaterial Que se genera en el momento de la exhibición – en el momento de la lucha.
Es un espacio interclasista Que se propone, al decir de Birri, romper con el esquema de los públicos preconstituidos –o exclusivamente burgueses o exclusivamente populares – para producir el fenómeno innovador de un público único interclasista.
Es un espacio para la reflexión y el debate. Tiene función política, educativa, divulgativa.
Es un espacio sin fronteras que integra el cine a los espectadores y que opera fuera del sistema burocrático industrial. Espacio de exhibición militante: trata de suprimir la mayor cantidad posible de mediaciones entre la información y el espectador
Experiencias de exhibición:

Congresos Nacionales piqueteros
Asambleas barriales
Asambleas interbarriales (Parque Centenario)
Fabrica Brukman
Colegios
Organizaciones barriales
Comedores barriales organizado por ocupados y desocupados
Contrafestival de Cine Mar del Plata 2002
Movilizaciones: 1 de Mayo en Plaza de Mayo, 9 de julio Plaza de Mayo
Acampe piquetero en Plaza de Mayo
Organizaciones barriales
Festivales populares
Plenario de trabajadores.
Universidades
Otras:
Exhibiciones en el interior
Exhibiciones en el exterior: Canadá, EEUU, Londres, España,
Grecia, Italia, Alemania,
..lo interesante es que ya toma vida propia.

Conclusiones:
Se propone, se realiza, se lucha por el espacio ya ganado del Bloque Piquetero Nacional donde el documental es acción desde cualquier instancia que nos paremos.
Bibliografía:
García Espinosa, Julio. La doble moral del cine. Editorial Voluntad, SA, Bogotá, Colombia, 1995
Burton, Julianne. Cine y cambio social en América Latina. Imágenes de un continente, Editorial Diana, México, 1991
Morin, Edgar. La industria cultural. Editorial Galerna, Buenos Aires,1967. Publicado originalmente en la revista »COMMUNICATIONS»nº1, París,1961

Ponencia escrita por Lorena, Ojo Obrero, 2004